viernes, septiembre 22, 2006

Las comidas en la Escuela

Los comentarios que han hecho en el blog estos últimos días han despertado en mí algunos recuerdos, y es por eso que me he animado a escribirlos aquí (a riesgo de que no interesen a nadie)

Siempre fui de las primeras en la cola del almuerzo. La tía Georgina (que aún sigue sentada en la puerta del comedor como pude comprobar en Octubre del año pasado) nos conocía bien a aquellos considerados “cuarto bate” que nos peleábamos por comernos las sobras del día. Así que no hacía ascos a ninguna de las comidas que nos ponían en el comedor, incluso bajo mi instinto de supervivencia intentaba sentarme con aquellas compañeras que sabía dejaban cada día algo de comida en su plato. A pesar de mis insaciables deseos de comer, reconozco que hay 3 comidas a las que no tenía muchas ganas: aquel pescado ( Jurel?) que tenía la piel gris oscura y que servían con arroz blanco era una comida tan mala y seca que sólo podía tragármela a fuerza de buches de agua, la natilla blanca de la que hablaban en los comentarios ( nunca fuí muy dulcera) y los revoltilllos en los que muy a menudo aparecían trozos de cáscara de huevo. Por lo demás cualquier cosa que cayera en las meriendas (torticas, panqué, gaseñiga ) era bien recibida, incluso diría esperada ya que media ahora antes nos pasábamos por el comedor a preguntar que nos tocaba esa tarde. Entre horas, para entretenernos teníamos algunas seños que venían por la escuela (servicio a domicilio) a vender turrón y cucuruchos de maní.

Con el cometido de seguir llenando mi estómago y acallar a mis Oxiuros, como yo, unos cuantos más hacíamos cada día varias “rutas gastronómicas” por el barrio. Había un carrito de granizado en la esquina cada día que con suerte tenía algún otro sabor distinto al anís, sabor que siempre odié. Me encantaban los piononos de la cafetería de 29 y F, y nos matábamos por las fritas y las croquetas “del cielo de la boca” de la otra de 25 y F, en la que también causaban furor los panes con pasta, que era muy ácida y causaba un picor en la lengua que hacía dudar de su procedencia. Incluso teníamos una amplia red de casas en el barrio a las que íbamos a comprar durofrío, chambelonas, raspaduras, melcochas y todo tipo de inventos comestibles. En la entrada del Hospital Infantil Pedro Borrás (que estaba enfrente de mi escuela Manuel Saumell) de vez en cuando vendían unas naranjas perfectamente peladas a base de manivela en un aparato extrañísimo que nunca más volví a ver. Allí también entrábamos a tomar agua fría del bebedero y a pedir chicles a algún que otro extranjero que pasaba por allí de urgencias.

Esto de estar cerca de un hospital infantil tenía sus ventajas, estábamos rodeados de toda una infraestructura al servicio de los niños, pues además de esa “amplia” variedad de productos alimenticios, teníamos un merolico que nos surtía de la última moda en complementos de plástico proveniente de cepillos de dientes, un estanquillo en la que nunca faltaban la Zunzún y la Tocororo, un vendedor de forros de libros, de los de 1 peso que eran de plástico transparente y tenían algún dibujo ( al estilo de Juan Padrón) y que además eran los mejores porque podías usarlos con tantas libretas como quisieras (de todas formas siempre me encantó forrar los libros y recuerdo que los sacábamos recién forrados en el aula para fijarnos cuál de todos era el más bonito)

Por si no fueran suficientes mis comilonas de entre semana, los sábados tras nuestra clase de Coro, mis amigas y yo íbamos religiosamente al Coppelia, no sin antes pasar por Vita Nova. Recuerdo perfectamente el menú: una pizza, un plato de espagueti y luego una ensalada de helado, con 3 bolas de chocolate y 2 de fresa. Y sin esperar la digestión jugábamos a deslizarnos por los muros en rampa de aquel modernísimo recinto. Cuando crecí un poco más y rondaba los 13 años, abrieron además la famosa casa del té de 23 y G, y nosotras como no nos quedábamos atrás también íbamos de vez en cuando a tomarnos un té con Hielo con la satisfacción de estar saboreando la última novedad y sintiéndonos como auténticas “adultas”. En mi primer año en Amadeo Roldán (un año antes de venir a España) la cosa se puso dura, la comida del comedor empezó a ser aún menos variada y más escasa y fuera de la escuela sólo había una cafetería en la que vendían pizzetas de aquellas se especulaba eran hechas de preservativos, pero esos ya eran otros tiempos, para la comida y para mi.

Hoy recordando mi niñez culinaria en mi horario escolar hago recuento y - aunque sigo teniendo “buena boca”- no me explico cómo podía comer tanto.

78 Comments:

  • Ake, creo que ademas de tener la tripa hueca eres unica, te quedo buenisimo, yo tambien forre libros con esos forros de merolicos que tenian un bies hecho de tela cosido a maquina, aunque yo preferia forrarlos con otros papeles, no dejo de reconocer que esos duraban mas, aunque no me gustaran, esos recorridos no se si hubo alguien que no los hiciera, al menos nos queda ese sabor a pizza con aquel tomate que nunca he podido volver a degustar y esos cremosos y espectaculares sabores de los helados de Copellia, la casa del te era mas bien para darse pista, y rampear y hacer una breve parada en el Yara para ver que estaban poniendo algo de rutina , en fin que rico poder compartir con tanta gente los mismos recuerdos? , no se si serian buenos, regulares o malos para algunos , para mi, fueron los mejores annos!!!

    By Anonymous Anónimo, at septiembre 22, 2006 7:43 p. m.  

  • Genial ake, me encantó.

    By Blogger Omar Rodríguez, at septiembre 22, 2006 8:05 p. m.  

  • Es más, esta bueno de tímidez: ES MI POST PREFERIDO!!

    By Blogger Omar Rodríguez, at septiembre 22, 2006 8:07 p. m.  

  • Y bueno, parece que casi todo el mundo es del Vedado, pero si hay alguien de la Habana Vieja o que caminara a menudo por Obispo, seguro se recuerdan un lugar en la misma cuadra de la Moderna Poesía que tenía una super venta de una especie de empanada rellena de mermelada de guayaba, eso salía de una máquina que iba dando vueltas, parecida a la de asar los pollos, y como había que freir aquellas empanadas gorditas, cuando mordías la empanada, la mermelada estaba hirviendo. Siempre había cola porque a la gente le encantaba eso.

    Y en las pizzerias, vendian unos flancitos marillitos, deliciosos que los hacían en unos moldes pequeñitos.

    Yo era muy mona para comer, incluso hubo un tiempo que no me gustaba ni el helado, qué horror! Cuántas cosas me perdí! Y las cajitas de helado de dos o tres sabores, también las vendían en Obispo.

    By Blogger NOA, at septiembre 22, 2006 10:17 p. m.  

  • Ake:

    Me gustó mucho este post. Me hizo acordarme de cuando me llevaban al Hospital Infantil de niño.

    Copié el texto de este blog y se lo mande a mi primita en Cuba que ahora estudia en la escuela donde tu estudiaste, para que vea que pocas cosas cambiaron, y cuánto cambiaron las que lo hicieron!

    By Blogger wcloister, at septiembre 22, 2006 11:11 p. m.  

  • Noa, me haz hecho la boca agua. Como me he acordado de aquellas empanadas! Que ricas! Hoy me tengo que comer algo dulce. Entre tú y Ake me van a hacer rodar.

    Las cajitas de helado no llegaban al vedado. Y si llegaban estaban derretidas.

    Ah, pero el carrito del helado si. Se acuerdan del dibujito del niño lamiéndose los labios que estaba estampada en aquellas cajitas cilíndricas de helado con su tapa de cartón? Qué lujo era un helado de aquellos. Erá algo así como encontrarse una trufa en italia. Se comía a poquitos para que no se acabara. Pero si se dejaba derretir y se congelaba de nuevo, se convertía en un espuma con una cosa dura de sabor muy concentrado en el fondo de la cajita.

    By Blogger wcloister, at septiembre 22, 2006 11:15 p. m.  

  • A mi también me llevaban muchooooo al Infantil, afuera los merolicos que cuando aquello nos se llamaban así, vendian unos monitos/títeres con pelito y todo. Y unas hebillitas de lacitos y muchas otras cositas encantadoras para nosotros los niños.
    El hospital tenía unos dibujos muy lindos en las paredes, me acuerdo. Todavía no han terminado de repararlo.

    Buen fin de semana, nos veremos el lunes. Qué pena los voy a extrañar! Por fin hacemos lo de las fotos?

    By Blogger NOA, at septiembre 22, 2006 11:30 p. m.  

  • Con voz de jefa de destacamento:

    Caballeroooooooooo la meriendaaaaaa. Hagan fila!

    Omar no empujes a Wcloister!
    Wcloister, defiéndete mijito!
    Ake, ya tu cojiste merienda, ponte al fin de la fila a ver si queda más.
    Noa, está buena, pruébala mamita no seas mona.
    Cubitateve, no te pares más de cabeza que se te ven los blume y ponte en fila.
    Gabriel! Eso es un tirapiedras Gabriel? Te voy a apuntar.
    Val! Te dije que no saques mas ese papel plateado que los varones forman la piñasera! Se lo voy a decir a la seño para que te ponga una mancha en el expediente!
    Luly, juegas a la mambrocha más tarde! Ponte en la fila!

    A ver, cojan uno cada uno

    http://www.publix.com/managed_images/sif91977.jpg"

    By Blogger wcloister, at septiembre 22, 2006 11:31 p. m.  

  • A mi al Pio Pio a comer pollo frito con papas socatas (nada de sopa de 0.10 por dios!) Si no me llevan meto perreta!!! Y luego a rematar con un buen par masarreales de la calle Obispo.

    By Blogger Omar Rodríguez, at septiembre 22, 2006 11:57 p. m.  

  • Noa: dios mio... Yo "fui" de la Habana Vieja, calle Factoria hasta el 83. Pero luego iba una y otra vez por todo Obispo (mi papá siempre trabajaba en Aguiar o Habana o...) Y un buen día, me llevo a conocer aquel dulce que mencionas rebautizado por la gente de la Habana Vieja como "los mojoncitos rusos"

    By Blogger Omar Rodríguez, at septiembre 22, 2006 11:59 p. m.  

  • Wcloister. deja que te coja, estetuniño... Te voy a echar a mi primo oiste!! A MI PRIMO!!!

    ¿Oye, que eso que tienes ahi? ¿Galleticas royalitas? ay tú!!

    Wcloister, a que no encuentras una foto de las hebillitas "9550" de tu jefa de destacamento!!!!

    By Blogger Omar Rodríguez, at septiembre 23, 2006 12:11 a. m.  

  • Caballero!!!! que recuerdos.... na, yo también era de la que dejaba la comida y se la comían otros, era más mona...en Caturla daban lo mismo con lo mismo, apuntalabas un poco a la hora de la merienda, que por lo menos hasta el 90 repartían leche aguada y galleticas dulces, las sacaban de un saco prieto con las manos y te daban un bultico. Era la gloria!!!! ... luego quitaron la merienda y hubo que recurrir a las empanadas del Lido, mientras existieron...gracias Ake, por los recuerdos....

    By Anonymous Pipa, at septiembre 23, 2006 12:32 p. m.  

  • con cariño a ana lidia, mi auxiliar pedagogica:
    paaapitooo deja ya de agitar el refresquiiito mi viiida, que me vas a estropear el laaaster!!! Quiiinto seeee, a formar! Oye niña tirame ese mazareal y tomando distancia lla, eso es llaaa!!!
    Niño,a que te tragas la botella eh?, no te me pongas pa esa!!! Arriba, subiendo que ya Israel toco el timbre...Bien, la maestra Primitiva no viene hoy, asi que bajando la cabeza y al que la le levante le sueno un reglazo que se va a enterar quien es anita la del cerro!...

    By Anonymous Anónimo, at septiembre 25, 2006 3:09 p. m.  

  • wcloister eres un caso! mira que me haces reir.
    se acuerdan del pan que le llamaban el desmayao porque era una barra que si la parabas se caida de lado, de lo suave que estaba? Pero con todo y lo suave, a las 2 horas ya estaba el pan como un palo de duro y seco, no se le podia poner ni azucar prieta.
    o aquellas croquetas del Carlos Marx que se pegaban en el cielo de la boca y daban acides.
    Pero tambien en el Carlos Marx habia unas tartaletas de guayaba y otras de una crema de huevo con sabor a flan. que cosa mas rica tu! si no fuera porque ponian el aire acondicionado a todo meter y siempre tenia ganas de irme de alli, me comia como 3 yo sola.
    En Caturla unas cuantas amiguitas y yo nos pusimos gastronomicas e inventamos las mesas suecas particulares. Explico:
    Nos reuniamos una vez a la semana. Cada persona traia algo de la casa, o un flan, o pan con algo, o galleticas con pasta, o ensalada de coditos, o cake o cualquier cosa, y nos ibamos a veces para la azotea o a veces en el pasillito del aula 19 que era como mas intimo, cosa de que no se antojaran los demas. que gandias tu!
    entonces nos lo comiamos con tremendo glamour, como si fueramos las reinas de la escuela, eso lo hicimos todas las semanas por un año entero, y se hacia dificil ya al final porque empezo a apretar la soga bastanteeeeeee pero bueno algo siempre se conseguia.
    Pipa.. por fin nos conocemos o no? de que instrumento eres tu?
    y tu wcloister, puedo sugerirte algo dulce? una barrita de cremita de leche con guayaba junta. No se en que lugar del planeta estas pero si lo hay donde tu vives, dime que te lo mando desde aqui, con un par de masarreales tambien :)

    By Anonymous cubitateve, at septiembre 25, 2006 3:34 p. m.  

  • caballero tengo curiosidad. que significan los pseudonimos de ustedes?. Algunos son bastante originales. porque no los explican?
    El mio, cubitateve, en realidad deberia ser cubitaTV. Me hago llamar asi porque soy productora de television.No hay gran misterio.:)
    wcloister????

    By Anonymous cubitateve, at septiembre 25, 2006 3:43 p. m.  

  • Wcloister, me he reído muchísimo con tu representación, jajaja.

    Omar, y te gustaban los mojoncitos de Obispo? A mi me empezaron a gustar casi cuando los quitaron. Yo era muy mona para comer, todavía soy mona, pero y las naranjitas que vendían que eran unos hollejitos azucarados? Eso es viejooooo, alguien se acuerda?

    By Blogger NOA, at septiembre 25, 2006 4:59 p. m.  

  • si NOA yo todavia los como. Pero los de aqui son mas desabridos que los de Cuba. :) eso es lo que yo como cuando voy al cine, porque no me gustan las rositas de maiz

    By Anonymous cubitateve, at septiembre 25, 2006 5:06 p. m.  

  • También había unos caramelos salvavidas, venían en unos paqueticos alargados y eran por sabores pero había uno que era surtido, ese era el que más me gustaba. Hubo un tiempo, que los vendían en los cines, por ejemplo el cine Negrete frente al Prado, donde vi muchas películas pero me recuerdo especialmente del estreno del Zorro por Alain Delon, fue toda la familia, teníamos toda una fila para nosotros,

    By Blogger NOA, at septiembre 25, 2006 6:29 p. m.  

  • Hola a todos :)

    Ya que este tema gastronómico ha demostrado ser muy popular y además, inagotable, sigo con él.

    Yo vivía cerquita del Carmelo de calzada. Me encantaba cuando mi madre decidía que en vez de hacer cena, fuéramos a merendar al Carmelo. Yo siempre pedía un sundae de chocolate o un jimagüa, un batido de helado, de chocolate naturalmente y uno de aquellos sandwich del Carmelo que eran espectaculares, con el pan crujiente, su pepinillo que a mi me gustaba muchísimo... Mmmm... a veces hasta pedía unas señoritas. Ufff..las señoritas, que ricas!! Yo es que siempre he sido muy golosilla. Me encantan los dulces.
    Recuerdo que aunque El Carmelo de Calzada era restaurante y cafetería, yo creo que fui al restaurante una o dos veces solamente. Lo que me gustaba de verdad era la cafetería.
    Y otros dulces que me encantaban era los de la pastelería Sylvain. Claro que esos tenían que gustarme por pantalones, porque pónte tú a decirle a mi señora madre que no me gustaban los dulces que se hacían en la pastelería que otrora fue propiedad de su padre, hum. La verdad es que los cake nunca me gustaron mucho; ni los de Sylvain, ni ningún otro. Pero los chou de queso o los de crema chantilly...mmm, los merlitones de almendra...miam, miam, las señoritas.... ojú que se me ha hecho la boca agua!! y lo peor es que ahora mismo estoy a dieta (que me quedan 3 kilillos por perder :D, jajaja)
    Mejor lo dejo por esta vez.

    Ah! mi alias es sencillamente el resultado de acortar mi nombre. No hay ningún misterio en ello.

    En fin.... ta luego :)

    By Anonymous Val, at septiembre 25, 2006 6:58 p. m.  

  • Val: ninguno de esos dulces del carmelo me suenan de nada. Seguro que se acabaron poquito antes de que yo tuviera memoria para retenerlo.
    La memoria gastronomica mas vieja que tengo viene de por alla del 82, cuando mis padres me llevaban al hotel Triton,en el restaurante del hotel hacian un postre espectacular que se llama "Baked Alaska", era un cake con helado de chocolate, fresa y vainilla que se ponia al fuego por unos instantes, cerca de la mesa, segundos antes de ponerlo en la mesa. Que maravilla, a mi siempre me gustaba, sobre todo por el espectaculo pirotecnico.
    Mi papa dice que yo decia "quiero cake de candela" ! dime tu!

    By Anonymous cubitateve, at septiembre 25, 2006 8:01 p. m.  

  • UMMMMM, lo del Sylvain es mucho más para acá. Pero el Carmelo si es de los buenos tiempos, me acuerdo además que las mejores señoritas, según mi opinión, se comían en la cafetería Wakamba, O entre 23 y Humbolt y me acuerdo del Cochinito y El Conejito, aquellos dos restaurantes que me encantaban, mi papá me llevaba al Conejito cuando yo iba con él a su trabajo,,el trabajaba en el Ministerio del Azucar y me encantaba ese lugar, tan acogedor.

    By Blogger NOA, at septiembre 25, 2006 9:14 p. m.  

  • Noa.. fijate que no habia sacado el tema del Conejito porque no queria acabar el tema del dulce. pero llevo dias deseando comentar sobre eso.
    El conejito era una institucion y en mi opinion el mejor restaurante que yo he visitado(y viviendo en Nueva York, eso es mucho decir)
    Primero, la cola para entrar el kilometrica, estoica e insoportable. pero cuando llegabas adentro, despues del consiguiente talle de mi papa con el de la carpeta, entrabamos. Eso si era la yaranga, que frio se mandaba el conejito!! Me acuerdo que tenia una hoguera dentro, una chimenea creo. Bueno mi papa siempre pedia los entremeses de conejo, los fiambres de todo tipo, que rico con aquel pan calientico acabado de hacer, con mantequilla (Cabellero nos gusta auto- torturarnos aqui en este blog))
    De plato principal yo siempre pedia conejo estofado, con salsita, y con arroz. y de postre siempe helado, aunque hacia frio!!!
    Siempre me quedaba dormida sobre la mesa y mi papa tenia que llevarme cargada hasta la casa. La Torre era otro lugar de altura(nunca mejor dicho) de nuestra Habana. los cocteles de camarones y los bistec de palomilla mas ricos del planeta se preparan alli.
    :( Bueno dejenme recuperarme del auto- gorrion que me impuse al escribir esta entrada.

    By Anonymous cubitateve, at septiembre 25, 2006 9:27 p. m.  

  • Quiero usar este espacio para hacerle homenaje al muy vilipendiado pero salvavidas carrito del fiambre. Debo confesar que yo los visite muy a menudo, en la esquina de Infanta y San Lazaro y en la de Hospital y San Lazaro. Yo trabajaba muy cerca, en la escuela detras del convento Del Carmen. En los citados carritos te proveian de un apetitoso tentempie, lo mismo podia ser una "omelet" mas conocida como tortilla que una croqueta del cielo, o una de aquellas frituras que eran mi locura, nunca supe de que estaban hechas exactamente, las freian delante de ti eran redondas y tenian unos filamentos de color verde que supongo serian perejil. Luego las sacaban chorreando grasa y las metian en un pan, si habia. Debo confesar que cuando fui a Cuba busque las dichosas frituras y logre comerlas en el agro de la Palma.

    By Blogger Luly, at septiembre 25, 2006 9:28 p. m.  

  • Ahora me acorde del Mercado Centro. No me acuerdo donde quedaba pero si me acuerdo que habia que hacer tremenda cola para entrar.
    Afuera del mercado centro vendian pan con lechon y guarapo. COrtaban el lechon bien finito y ponian un monton encima del pan con salsita.

    En una nota de blandengueria:
    ah se han hablado de tantos temas aqui, ya casi casi estoy llegando al fondo de mi baul de los recuerdos...snif snif

    By Anonymous cubitateve, at septiembre 25, 2006 9:45 p. m.  

  • Referente a los dulces recuerdo el Tatianof que era de chocolate ,el Dobo, que era de mantequilla , el cake de Nata que era un delicatecen. Menciono los yogures de sabor, mi preferido era el de fresa, los jugos de mango Taoro,los zicoticos ,aquellos deditos de queso que eran deliciosos, mis restaurantes preferidos eran: el Patio, el Floridita, el 1830, y La torre, el Moscu tambien me gustaba.

    By Anonymous Anónimo, at septiembre 25, 2006 10:01 p. m.  

  • Y los panes de gloria?

    By Blogger NOA, at septiembre 25, 2006 10:45 p. m.  

  • ¿Y se acuerdan de la tienda de confituras del Cine América? Vendian "salvavidas", y los hollejitos azucarados. Tambien vendian aquel caramelo blanco con colorines rojos, verde, ¡azul! y muchos otros...

    Noa: me encantaban los mojoncitos rusos. Recuerdo que acabados de hacer la guayaba quemabanla lengua!!! No se cuantas veces tuve que degustar el infame bálsamo de Shostakovsky para reparar el castigo a mis glotonerías.

    By Blogger Omar Rodríguez, at septiembre 25, 2006 11:10 p. m.  

  • CubitaTV: Centro quedaba donde esta ahora (¿o estaba?) el Palacio de la Computación...

    By Blogger Omar Rodríguez, at septiembre 25, 2006 11:12 p. m.  

  • Caballero!!! el mercado Centro, unas colas inmensas y lo peor, me acuerdo que la cola de las confituras (que era lo que a mi me gustaba) era diferente a la cola de las carnes o las latas, así que había que ponerse en todas. Por supuesto, a mi madre las confituras le daban lo mismo por lo que más de una vez me fui de alli llorando por no poder comprar alguna ¿se acuerdan de los kakes de natas y bombón que hacían alli?... para morirse...
    Cubitatv, estudié teóricas en Caturla, te lo conté en el otro post, pero también di clases con Carmen Rosa ¿terminaste la secundaria allí? no sé, cuando yo entré (en 7mo) los que estaban en 9no era el grupo de Natacha, Selena, Urgell.... etc. Así que si eres de ese grupo te debo conocer.

    By Anonymous Pipa, at septiembre 25, 2006 11:50 p. m.  

  • Los pasteles de queso de Sylvain. De hecho, los pasteles de queso. Los echo mucho de menos. En los últimos años, el único sitio donde podían comprarse en La Habana, buenos, era en la panadería de la Villa Panamericana. No siempre están bien (el turno influye, como siempre), pero cuando aciertan son deliciosos.

    Los panes de mantequilla de la panadería de Calzada y C. Una delicia.

    Las señoritas... Una cosa graciosa es como cambian los nombres. La primera vez que estuve en España, un amigo me llevó a comer las señoritas del Corte Inglés de Plaza Cataluña. Llegamos, hicimos la colita, y cuando llegó la hora de pedir, dijo: "Eh... me da una... uno de esos dulces (señala con el dedo), si uno de aquellos; ¿me puede repetir cómo se llaman?" Creo que ya se metió en la cabeza que se llaman milhojas, y es que eso de "señoritas" acá en España suena raro.

    De los bodrios del Período Especial, cuando la decadencia ya había llegado a todas partes, los triangulitos orientales de zanahoria de Sylvain. A mí ya no me gustaba la guayaba, pero lo de zanahoria era francamente repugnante. ¡Qué bajón!

    P. D. Gabriel Syme es el protagonista de "El hombre que fue Jueves", una novela de G. K. Chesterton.

    By Blogger Gabriel Syme, at septiembre 25, 2006 11:53 p. m.  

  • pastelitos de queso Gabriel!!!! yo también les hecho de menos, aqui los hot pockets a veces suelen matarme el antojo, se parecen ...pero que va, no son iguales.
    También recuerdo la zanahoria en los pasteles... era horrible. Pero ciertamente del período especial para mi lo peor fue cambiar la leche por cerelac.... mi madre lo hacía con chocolate, pero ni así, era intragable aquello..

    By Anonymous Pipa, at septiembre 26, 2006 12:01 a. m.  

  • Pipa
    yo soy una año mas abajo de Urgell y de Selena. Yo era del grupo de Saili, de Alicita, de Veronica, Patricio, Cariailen. Entonces si nos debemos conocer. Yo estudie hasta 8vo (incluido) en Caturla.

    By Anonymous cubitateve, at septiembre 26, 2006 12:08 a. m.  

  • A ver, a ver,
    - los discos voladores de queso, hechos en casa con un aparato de hierro el cual le daba esa figura de ovni. Que ricura.
    - las papas rellenas de queso de la cafeteria Ampudia, frente al Hospital Militar en Marianao.
    - Todavia sueño con los pastelones de carne de la panaderia La Candeal en San Lazaro y Hospital. (eran pasteles de carne del tamaño de un pie)
    - las empanadas gallegas de queso, que nunca he vuelto a comer.
    - los sandwiches especiales del restaurant de La Punta.
    - los escalopes de cerdo del restaurant "El Vaquerito" cerca de la Lenin
    - el cordon Bleu que servian en el restaurant Sofia en La Rampa.
    la lista seria interminable

    Por mi casa habia un Coppelita, establecimiento dedicado a vender helados Guarina, mas conocido por "El Mosquero". Ya sabran por que, habia que fajarse con un enjambre para lograr la delicia de un mantecado. Ay Dios mio, donde esta Salubridad!
    Yo no pase el periodo especial cuando yo me fui de Cuba Sears estaba en su apogeo, asi era como le deciamos al Mercado Centro. Y donde quiera te comprabas la libra de jamon por 6 dolares.

    By Blogger Luly, at septiembre 26, 2006 1:14 a. m.  

  • perdon, perdon quise decir "pesos" que si te cogian con los dolores en aquel tiempo ibas a parar al tanque.

    By Blogger Luly, at septiembre 26, 2006 2:18 a. m.  

  • Alguien me puede dar una receta buena de flan?

    By Anonymous cubitateve, at septiembre 26, 2006 3:33 p. m.  

  • Cada vez que oigo hablar de comida y recuerdos siempre me viene a la mente Marcel Proust...

    Hay que ver lo que puede la comida:

    Hacía ya muchos años que no existía para mí de Combray más que el escenario y el drama del momento de acostarme, cuando un día de invierno, al volver a casa, mi madre, viendo que yo tenía frío, me propuso que tomara, en contra de mi costubre, una taza de té. Primero dije que no, pero luego, sin saber por qué, volví de mi acuerdo. Mandó mi madre por uno de esos bollos, cortos y abultados, que llama magdalenas, que parece que tienen por molde una valva de concha de peregrino. Y muy pronto, abrumado por el triste día que había pasado y por la perspectiva de otro tan melancólico por venir, me llevé a los labios una cucharada de té en el que había echado un trozo de magdalena. Pero en el mismo instante en que aquel trago, con las migas del bollo, tocó mi paladar, me estremecí, fija mi atención en algo extraordinario que ocurría en mi interior. Un placer delicioso me invadió, me aisló, sin noción de lo que lo causaba. Y él me convirtió las vicisitudes de la vida en indiferentes, sus desastres en inofensivos y su brevedad en ilusoria, todo del mismo modo que opera el amor, llenándose de una esencia preciosa; pero, mejor dicho, esa esencia no es que estuviera en mí, es que era yo mismo. Dejé de sentirme mediocre, contingente y mortal. ¿De dónde podría venirme aquella alegría tan fuerte? Me daba cuenta de que iba unida al sabor del té y del bollo, pero le excedía en mucho, y no debía de ser de la misma naturaleza. ¿De dónde venía y qué significaba? (...)
    Dejo la taza y me vuelvo hacia mi alma. Ella es la que tiene que dar con la verdad. Pero ¿cómo? Grave incertidumbre ésta, cuando el alma se siente superada por sí misma, cuando ella, la que busca, es juntamente el país oscuro por donde ha de buscar, sin que le sirva para nada su bagaje. ¿Buscar? No sólo buscar, crear. Se encuentra ante una cosa que todavía no existe y a la que ella sola puede dar realidad y entrarla en el campo de su visión.
    (...)
    Y de pronto el recuerdo surge. Ese sabor es el que tenía el pedazo de magdalena que mi tía Leoncia me ofrecía, después de mojado en su infusión de té o de tila, los domingos por la mañana en Combray (porque los domingos yo no salía hasta la hora de misa) cuando iba a darle los buenos días a su cuarto.
    (...)
    Y como ese entretenimiento de los japoneses que meten en un cacharro de porcelana pedacitos de papel, al parecer, informes, que en cuanto se mojan empiezan a estirarse, a tomar forma, a colorearse y a distinguirse, convirtiéndose en flores, en casas, en personajes consistentes y cognoscibles, así ahora todas las flores de nuestro jardín y las del parque del señor Swann y las ninfeas del Vivonne y las buenas gentes del pueblo y sus viviendas chiquitas y la iglesia y Combray entero y sus alrededores, todo eso, pueblo y jardines, que va tomando forma y consistencia, sale de mi taza de té.

    De "En busca del Tiempo Perdido" Marcel Proust

    By Blogger Omar Rodríguez, at septiembre 26, 2006 3:57 p. m.  

  • NOA las iniciales de mi nombre y mis dos apellidos, nada original

    By Blogger NOA, at septiembre 26, 2006 4:45 p. m.  

  • coño Omar, te la comitessssssss!

    By Anonymous cubitateve, at septiembre 26, 2006 4:47 p. m.  

  • Cubitateve, gracias por lo de la barrita de guayaba : )) Yo vivo en Toronto, pero hay una tiendecita que vende cosas latinas. Deja ver si la encuentro. Masarreales nunca mas los he podido ver : )

    Mi nick viene del nombre de un personaje (un monje) que invente cuando adolescente. Era el protagonista de una novela que estaba escribiendo. Otro sueño inconcluso... Se llamaba William Cloister. Ahora que hablo ingles la palabra Cloister me suena un poco chea, pero le tengo cariñito : )

    By Blogger wcloister, at septiembre 26, 2006 6:21 p. m.  

  • wcloister
    Asi que me saliste escritor... no se proque algo me dice que esa novela iba a estar buena. Tienes algun pedacito que me puedas mandar?
    Toronto..yo estuve ahi el año pasado.:) Mira las cosas de la vida, yo ahora vivo en NYork, muy cerquita de un lugar que se llama los Cloisters, que es parte del Metropolitan Museum of Art.Es un lugar muy bonito, con tremenda paz, hay un restaurante muy bueno.A lo mejor a tu monje le habria encantado.
    y sigues escribiendo?

    By Anonymous cubitateve, at septiembre 26, 2006 7:28 p. m.  

  • cubitateve, aqui va una dirección a ver si por fin nos conocemos o no de la escuela, que sino estos del foro nos van a botar de aqui por interferencias ja ja ja
    pipamediaslargas@hotmail.com

    By Anonymous Pipa, at septiembre 26, 2006 11:39 p. m.  

  • pipa ya te mande mi foto pa que me veas!
    espero que nos conozcamos

    By Anonymous cubitateve, at septiembre 27, 2006 12:24 a. m.  

  • ya te mandé la mía cubitateve, estábamos en la misma aula ja ja ja, increíble esto internet!!! ja ja ja ja

    By Anonymous Pipa, at septiembre 27, 2006 10:50 a. m.  

  • Un eufemismo del otro eufemista período especial: 'sopa de gallo'; y yo con tremenda hambre de año 92 que entro en la cafetería cerca de 19 de Mayo, a ver si me tomo una y era...¡agua con azúcar!

    By Anonymous Anónimo, at septiembre 29, 2006 8:20 p. m.  

  • Ay que abuso!

    By Blogger Luly, at septiembre 29, 2006 8:31 p. m.  

  • Pipa y Cubitateve:

    Que rico que se encontraron. Hay tantos amiguitos mios de la primaria que me encantaría encontrar...

    Bueno, por si acaso, si alguien se sabe el correo de Mauricio Tolesano, de la Guido Fuentes, que me lo diga : ))

    (Ya le cojí a Ake el blog para busqueda y captura. Me va a expulsar)

    By Blogger wcloister, at septiembre 29, 2006 9:48 p. m.  

  • Wcoister:

    Creo que te había comentado que mis primas estudiaron en la Guido Fuentes, ella se llaman Annell y Liesel Fernández

    By Blogger NOA, at septiembre 29, 2006 9:51 p. m.  

  • Que benigna puede ser la memoria gastronomica.... aunque yo tambien disfrute los platillos voladores y aquellos otros panes con queso prensados que vendian de desayuno en los hoteles campestres de vueltabajo, lamentablemente mis recuerdos de la gastronomia cubana (institucional) estan dominados por la experiencia funesta de lo que me tenia que empujar para sobrevivir en el IPVCE Federico Engels de Pinar del Rio... pero como diria Ake, esos ya fueron otros tiempos, los peores.

    aviso a cubitateve: soy vecino tuyo en NY. Vivo a tres paradas de Metro de los Cloisters. Mi email es atejecimarron@yahoo.com.. por si me quieres escribir

    Saludos a todos los paisanos dispersos por el globo

    By Anonymous Adrian, at septiembre 30, 2006 9:04 a. m.  

  • Ehhh un vecino!! eso si que es noticia!
    ya te tire un email. :)
    saludos

    By Anonymous cubitateve, at septiembre 30, 2006 9:12 p. m.  

  • Traigo la última:

    Las hebras verdes de las frituras aquellas no eran de perejil, sino de AJO PORRO! Me lo recordaron unos amigos míos : )

    By Blogger wcloister, at octubre 02, 2006 5:08 p. m.  

  • Ehhh mi amiguito Wcloister!

    que es el ajo puerro?? es lo que le llaman el scallion en ingles??

    By Anonymous cubitateve, at octubre 02, 2006 5:18 p. m.  

  • Cubitateve:

    Creo que el Ajo Porro es el Leek

    By Blogger wcloister, at octubre 02, 2006 6:50 p. m.  

  • Ayer pase por tu casa y me tiraste un Leek
    Leekisimo que estaba!!!
    (ño que pujo)

    By Anonymous cubitateve, at octubre 02, 2006 7:22 p. m.  

  • Jajajaja

    cubitateve, esta bueno eso del leek : )

    By Blogger wcloister, at octubre 03, 2006 3:55 p. m.  

  • Wcloister gracias tu eres el unico que me ha reido el pujo ese!
    Que le pasa a la gente en este blog. Esta todo el mundo mas callaoooooo.

    By Anonymous cubitateve, at octubre 04, 2006 1:46 p. m.  

  • Bueno soy nuevo aqui... Soy de Miami y espero no me descriminen por eso :D.. Que manera de reirme con el almuerzo escolar pero algunas ideas tengo que aportar aqui.

    El pescado de ese ahumado no era tan malo na, y siempre venia con Arroz congris, que los frijoles siempre eran duros!!

    2. Se acuredan de los 3 mosqueteros? Chicharo arroz y huevo? uno tiraba los huevos cocinados a la pared y se quedaban pegados!

    3. Me acuerdo tambien de la sopa,arroz con pollo(sorpresa) y mermelada de guayaba....Caballero quien no ligaba el arroz amarillo con la mermelada a golpe de tenedor para que la mermelada rindiera?

    4.El vaso de LECHE cruda en el almuerzo y no podias levantarte hasta que te la tomaras!!!

    Que tiempos aquellos!!!!

    Algun temita por aqui acerca del Celia Sanchez y el Volodia como buenso exploradores ???

    By Blogger greenquark, at octubre 18, 2006 8:44 p. m.  

  • El campamento Volodia de pioneros exploradores me gustaba, era divertido o al menos para mí lo era, pero nunca me gustó Tarará, quizás porque la primera vez que fui, fue en enero, clases, tiempo de frío y lluvia y me quedó el mal recuerdo, pero además como yo era tan mona para comer, estuve casi los 15 días sin comer nada y para colmo la leche la daban sin café ni azúcar.

    By Blogger NOA, at octubre 18, 2006 10:18 p. m.  

  • greenquark bienvenido!

    Lo de la leche ya lo mencione antes. Era tremendo aquello, unas perretas que metia, porque yo no me queria tomar aquella leche asquerosa, medio caliente, sin azucar, ni cafe o chocolate.

    By Blogger cubitateve, at octubre 19, 2006 9:35 p. m.  

  • Bueno aqui ando yo otra vez. La comida en mi escuela era fatal, yo estudiaba música en el conservatorio Guillermo Tomas, en Guanabacoa y estaba seminterna (creo que le decíamos así)bueno, la cosa era que por las mañanas eran clases normales y en la tarde clases de música. Cuando yo estudiaba todavía alcancé a comer uno que otro masareal o torticas en las meriendas y uno que otro "refresco negro" que luego se desapareció y solo nos daban el que era carmelita(materva???). El caso del almuerzo era una película de horror era un potaje de chícharos que no tenían nada, un huevo duro que estaba verde de lo que lo salcochaban y un arroz blanco que muchas veces tenía gorgojos muertos adentro. Lo único salvable era la leche (cuando había) recuerdo que teníamos unas bandejas de metal, en la parte del medio era donde estaba el potaje aquel en un redondel, como yo nunca me podía comer aquello me llamaba la atención que cada vez que iba a votar aquella cosa el redondel del potaje iba caminando lentamente por la bandeja hasta que caía en el basurero. No recuerdo que se hubiese roto nunca. JAJAJAJAJa!!!!!!!!!!!!!!!

    By Anonymous Darleen Trujillo, at octubre 29, 2006 1:13 a. m.  

  • fabuloso! cuantos sabores vienen a la memoria, es verdad que nunca he comido pizza como aquella y menos, helados como en Coppelia. Yo soy de Ciego de Avila, pero la mayoria de mi familia vive en La Habana, y creo la conozco mejor que a mi pueblo. alguien recuerda las cafeterias del estadio Latinoamericano? aquellos polvorones me hacian agua la boca...
    en cuanto a la comida de la escuela, no tengo buenos recuerdos, esa si era de dar pesadilla: pollo con peste a podrido, arroz con gusanos, leche quemada, pescado de sabor espantoso, en fin, iNNOMBRABLE!
    por lo demas, gracias por el recuerdo, me encanta esta MAQUINA DEL TIEMPO

    By Blogger avileña, at noviembre 05, 2006 9:41 p. m.  

  • Pensar sólo que si no hubiera existido este blog nunca por mi mente hubieran desfilado tantos recuerdos perdidos, me hacen valorar como invaluable este esfuerzo que nos ha regalado Ake.

    Aunque no se repita, ha sido muy importante para mi vida el volver a vivir aquella otra.

    Gracias

    By Blogger firolo, at noviembre 07, 2006 4:24 p. m.  

  • Hola! cai en este blog por pura casualidad. Yo, como muchos otros ya mencionaron, tambien he disfrutado mucho de los recuerdos.
    Las comidas...los lugares. Q cosa el tiempo!

    Yo estuve en el Pre Guiteras en el Vedado, tambien en el Jose Marti de la Habana Vieja, y vivia en la Habana del Este. Asi q las menciones de la Villa Panamericana, el Coppelia, Miramar y tantos mas me han hecho muy feliz :)

    Caballero, yo lo q no puedo creer es q nadie halla mencionado los key (cake) de capuchino!! Aquellos conitos amarillos, esponjosos, llenos de almibar eran mis favoritos - y en especial los q hacia la vecina de enfrente...lo triste es q ya mas nunca lo he vuelto a comer :(

    Saludos desde Austin, TX!!!

    By Anonymous Anónimo, at diciembre 05, 2006 10:26 a. m.  

  • Hola a todos. Cai en este blogg de casualidad y creo que habra que darme candela como al macao para salir de el. Tantos recuerdos, tan cercanos y tan lejos. Naci en 1974 y pase mi escuela primaria en Ormani Arenado en El Vedado.

    Merienda escolar? Seguro que alguien se acuerda de esto:
    La merienda en Ormani solia ser Pie de Guayaba (a veces de zanahoria) y refresco gaseado marca Son. Los ninnos (juro que nunca lo hice) botaban el pastel que no querian en el suelo y este se mezclaba con el refresco que se tiraban unos a otros al ajitar la botella (ni eso tampoco, siempre fui de buen comer). El resultado era una pasta negro-rojiza resbaladiza que se te pegaba en los zapatos.....Continuara

    By Blogger Leantor, at diciembre 31, 2006 3:08 a. m.  

  • podria decir q casi lloro leyendo esto, es una regresion total a mi infancia y a mis comidas. Cuando vivia alli en la beca, del pre, la cosa era terrible, pintaban el arroz congri con azucar prieta, de desayuno cerelac, caballero...............tremenda soga q pasamos pq la cosa esta color hormiga. aquel uniforme verde y blanco pq eramos de magisterio y encima replanchado por otras generaciones anteriors y con aquellos filos q eran la moda, jajaja. Una vez pase dos veces a comer en la beca aquel arroz teñido y encima me cogeieron, pq era la girafita de la escuela, de madre!!!!pase la mayor pena de mi vida y todo por esoooo, pero ahora me rio. De todo lo q comentan de postres, el q mas extraño es el pastel de guayaba eso nunca volveraaaaa, pero nadie habla de las paleticas esas q la gente te pedia el palito para hacer durofrios y vederlos, del algodon de azucar, de una pila de cosas mas, jajaja

    By Anonymous Anónimo, at enero 21, 2007 12:11 a. m.  

  • habr señores, la del arroz congri pintao se llama Dulce, soy yo, encantada de leerles a todos...........soy nueva en esto y en este blog, no se si muy bien como va y no se tampoco como hacer para agradecer a la q lo ha creado por tan maravillosa idea, te doy las gracias de mi parte y seguro q de la parte de muchos cubanos q a mi vez estan leyendo eso......
    Continuando con las comidas, no nos olvidemos de otro postre: las torticas, jajaja, sigamos recordando, es lo mejor q nos queda, pensemos y veremos q nuestra generacion, la del 70-80, ha sido la generacion de la Cuba q muchos llevan en el recuerdo, de la Cuba q muchos extrañamos y de la q otros oyen hablar pero q nunca conocieron ni conoceran pq a la nueva generacion cubana le falta algo q tenemos nosotros: sanos recuerdos

    By Anonymous Anónimo, at enero 21, 2007 12:18 a. m.  

  • que bueno es recordar para muchas personas pero para la generacion que vivo de los cincuentas y lo sesntas lo unico que recuerdo es la falta de comidas el tiempo que mi papa tuvo sin trabajar ni ganar dinero que fueron dos anos por querer irnos de el pais las confiscaciones los insultos y los trabajos al campo eso fue los recuerdos que tengo de cuba y no nos olvidemos de la miseria

    By Anonymous papo, at enero 23, 2007 9:55 p. m.  

  • El tema de la comida nunca se acaba y menos para los que vivimos lejos de donde aprendimos a degustarla. Por eso me atrevi a dar mi pequeno aporte a los recuerdos. Naci en el 70, asi que puedo recordar perfectamente todo lo que han mencionado. Vivia cerca del Parque Lenin, para algunos era una visita especial el fin de semana pero para mi era casi a diario pues mi secundaria quedaba detras del Palacio de Pioneros, lo recuerdan? Alli me atracaba de huevitos, peter(no recuerdo como se escibe) de chocolate, los perros calientes con malta y las media noche, ademas de las africanas y las alteas... Gracias amigos por hacer llorar y reir

    By Blogger giap, at febrero 28, 2007 9:50 a. m.  

  • El pio pio,el coppelia y los perritos calientes de enfrente,las pizzas y los spaguetis coñuuu que tiempos, la 22 y la 28 para marianao....

    By Blogger cubanitosoy, at junio 22, 2007 9:03 p. m.  

  • Estupenda, simpática y amena historia la que has contado Ake. Me ha encantado mucho y también me ha hecho recordar momentos tristes, al leer el nombre del Hospital Infantil, donde más de un cumpleaños pasé ingresada por temas respiratorios. Desde hace 10 años vivo en Madrid y jamás he vuelto a tener esos problemas de salud, a Dios Gracias. Me gustaría conocerte si es que vives en Madrid. Un abrazo muy fuerte y gracias por regalar tanta alegría y nostalgia sana. Maricarmen.

    By Blogger Maricarmen, at octubre 15, 2007 11:37 a. m.  

  • He leído el comentario de Papo y en honor a la verdad tiene toda la razón de este mundo para escribir eso, y también que no deberíamos olvidar los malos ratos de hambre, pesadillas y abusos que muchos vivimos en Cuba. Si no hubiera sido así ¿Porqué salimos de Cuba todos los que aquí escribirmos? Siempre digo a mis amigos en España que el único lugar del mundo donde no se puede saborear, disfrutar ni hablar de Cocina Cubana es la propia Cuba, de manera que cuando salgáis fuera de Cuba aprovechen para probar la comida cubana, porque allá en la Isla, el Tirano Castro y su camarilla solo ofrece al pueblo ratas muertas, desolación, atropellos y desesperanza. Gracias Papo por decir las cosas Alto y Claro. No debemos tomarnos la coca cola del olvido una vez fuera de Cuba, hay que acordarse de los que aún están dentro de la Isla-Cárcel.

    By Blogger Maricarmen, at octubre 15, 2007 11:43 a. m.  

  • eee

    By Blogger carlos, at octubre 25, 2008 12:11 a. m.  

  • entre de casualidad y lei lo que escriben u confieso que no sabia si reir o entristeser,fueron tantos lo s recuerdos,desde primer grado hasta garaduado de politectinico estudie en ciudad libertad semiinterno,asi que himajinen las lejiones de mosqueteros y corridas de jurel que alcanse a comer,y recuerdo tambien las torticas de moronllas chancletas,y los masareales que tambiewn se llamaban mata gallegos y calzo de guagua,y que me disen del refresco,aqui he tomado el hirombel y la matelva y son identicos,al fin y al cabo su origen es cubano,tambien reguerdo la combinacion de pizza y malta de pipa del pedro marrero,el estadio y la pizzeria de 42,

    gracias por el ratico

    By Anonymous Anónimo, at octubre 25, 2008 12:20 a. m.  

  • me han hecho recordar los tiempos pasado de cuando el comedor de la primaria en la cual pezque una epatiti con 8 años,soy de la habana vieja y de hay a qui a madrid recuerdo obispo y toda su gastronomia y la pizzeria de obispo que tiempo aquellos.tengo 47 años y que no e vivido con el fifo.recuerdad las croquetas voladoras que cuando se freian salian volando lo de a dentro y los disco voladores de keso o pasta de quien sabra de lo k era. son tantas cosa lo k hemos pasado algun dia se escribire sobre todo lo k a pasado el cubano y lo k esta pasando que mierda nos a hecho la vida no hemos tenido suerte.desde k colon llego a cuba espero k para las jeneraciones del futuro alla mas suerte or lo meno de aki a 20 año

    By Anonymous Anónimo, at abril 25, 2009 7:18 p. m.  

  • Yo soy chilena y mi marido cubano me contaba de esas famosas empanaditas de Calle Obispo, con la mermelada de guayaba hirviendo porque los vendían frescos, y que por la vidriera se veía cómo salían las empanaditas de la máquina y todo el proceso de preparación. ¿Alguien tiene la receta o lo que se le asemeje que me la pueda mandar a mi email?
    Muchas gracias! Muy interesante el blog.

    Faby

    By Blogger Boudica, at junio 21, 2009 4:57 a. m.  

  • ÑOOOOOO recuerdos por millon!!! No se si soy demasiado gloton porque me recuerdo de casi todo lo que mencionan aca en blogg y eso que soy de 1980, casi todos los dulces los recuerdo muy bien, gracasi a mi abuelo Juan Bautista que con su jubilacion nos llevaba a mi hermano y a mi a comer a diferentes dulcerias. De todo lo que mencionan se les paso el Helado que vendian en la heladeria Arlequin en Obispo con EsponRu!! (imagino que fue una degradacion del ingles sponge rusk o que se yo) RIQUISIIIIIISIIMOOO!! Ademas de una combinacion de sabor u texturas unica!! GRacias mil otra Vez Ake!!!

    By Blogger Arianny Cruz, at marzo 09, 2010 7:46 p. m.  

  • villa clareña:
    Bueno yo nunca fui de mucho comer,pero mi hermano era un devorador,voy hablar de la gastronomia pero de la casera,mi mama tenia unas manos benditas,hacia unos flanes con un molde que tenia,luego le dio por los pudines de diferentes sabores,y las panetelas las rellenaba de mermelada de mango o de guayaba,por supuesto que la olla express era su fiel aliada,el dulce de fruta bomba en almibar y los casquitos eran de mis favoritos acompañados del quesito de crema por supuesto,mi papa nos hacia piruli con asucar quemada y mi tio era el experto en las calabacitas chinas, se acuerdan mientras mas chiriaban mas ricas ,yo me especialise en los discos los hice de toda clase,de queso ,de picadillo,de mortadela ya no me acuerdo ni de mis inventos,mi hermano se esperaba el ultimo cuando haciamos el batido de mamey el muy goloso repartia un vaso para cada uno y se quedaba medio vaso de batidora para el,y mi hermana hacia una cosa muy rara ,se dejaba el bistec para ultimo,para luego comerselo dentro de la mermelada ¡que cosa¡bueno ya me voy ,pero me he acordado de la ensalada fria ,la pasta de bocadito y la crema de bies que rico le salia todo,dios bendiga siempre a mi viejita.gracias.

    By Anonymous Anónimo, at septiembre 21, 2010 6:38 p. m.  

  • Hola saludos para todos.solo quiero decir que si bolberia a nacer quiero ser cubano .somos natural y muy familiares..saludos..

    By Anonymous Anónimo, at abril 08, 2011 6:11 a. m.  

  • Siempre la comida ha representado mucho para mi y disfruto de diversas delicias gastronómicas. En general me gusta pedir comidas a domicilio y quedarme en mi casa viendo algo en la tele o escuchando musica

    By Blogger Angelica, at noviembre 24, 2012 7:16 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home